Make your own free website on Tripod.com

 

El General Antonio José de Sucre nació en la ciudad de Cumaná el 3 de Febrero de 1795. Perteneciente a un grupo familiar de 18 hermanos, 5to dentro de los 9 del primer matrimonio de su padre Don Vicente Sucre con Doña María Manuela Alcalá.

En su ciudad natal se formó dentro de una familia de gran solvencia moral y económica. Su padre fue militar, llegando al grado de general. Su madre murió cuando él contaba con sólo 7 años.

Blanco, de ojos castaños, un poco más alto que Bolívar, recibió su primera educación en la capital, Caracas, y abandonó todas esas ventajas por unirse a la lucha emancipadora. Cadete desde antes de 1810, era ya subteniente a los 15 años, y ascendió a teniente a los 16, cuando fue designado Comandante de la Ingeniería Militar en la Isla de Margarita. A los 17 años era Comandante de Artillería en Barcelona, y a los 18 mandó un Batallón de Zapadores.

Fue Jefe de Estado Mayor de la División Bermúdez a los 19 años, y a los 20, en 1815, peleó en el Cuerpo de Artillería de la ciudad de Cartagena. Ascendido por Bolívar a Coronel en 1816, y a General de Brigada en 1820, cuando iba a cumplir los 25 años. Ministro interino de las guerras ese mismo año, secundó al Libertador en la planificación muy anticipada de la Campaña de Carabobo (a la cual no asistió, pues fue enviado al sur).

El Libertador, especialmente dijo de él, “Sucre es el Venezolano de más mérito que yo conozco”. Lo llamó también “el más bravo general” y lo consideró su “más querido amigo”. Para Bolívar, Sucre era como el hijo que la naturaleza le había negado. La capacidad de Sucre y su devoción por la causa republicana, fueron los factores que en el ánimo de Bolívar apoyaron su ascenso y su designación para las más difíciles misiones.

En 1820 fue uno de los negociadores republicanos de los Tratados de Armisticio y de Regularización de la Guerra. Cuando triunfó como General en Jefe en Pichincha, Sucre tenía algo más de 27 años, y no había cumplido los 30 cuando puso fin en Ayacucho, el 9 de Diciembre de 1824, a las guerras de Independencia de Hispanoamérica.

Para ésta batalla, los realistas sumaban cerca de diez mil hombres y los patriotas no llegaban a seis mil y los acaudillaba Sucre, el joven General, hijo de Cumaná. Luego de su triunfo, el Libertador proclamó: “La Batalla de Ayacucho, es la cumbre de la gloria americana y la obra del General Sucre”, y también “El General Sucre es el padre de Ayacucho”.

De las acciones importantes donde actúo Sucre con distintos rangos, alcanzó 28 victorias y 11 derrotas. La brillante inteligencia de este Cumanés le permitió alcanzar el mayor grado militar de un ejercito, que sólo se puede lograr en combates como fue el de Mariscal, el cual modificó el Congreso del Perú como “Gran Mariscal de Ayacucho”.

Tenía 31 años cuando fue elegido primer Presidente de Bolivia. Concluido el período legislativo, Sucre retornaba a su hogar en Quito cuando en su paso por la montaña de Berruecos cayó asesinado el 4 de Junio de 1.830.